Año nuevo…pararse, coger impulso y avanzar.

Y llega el treinta y uno de diciembre, ese día que como cualquier otro es igual pero distinto, ese punto en el que miras hacia atrás y miras hacia delante al mismo tiempo. Ese día en el que parece que se puede hacer borrón y cuenta nueva con figuras que cambiarán de silueta bajo el compromiso tácito de moldearlas como se dibujan en nuestro mundo.
De vez en cuando merece la pena pararse, ver lo que queda, lo que viene , porque lo único constante es el cambio y el camino por el que cambiemos está en nuestras manos.

Simplemente, ese treinta y uno de diciembre puede ser cualquier momento, lugar y situación alejada del tic tac bullicioso que nos contiene. No hay que esperar a que acabe el año.

Siempre se puede tener una nueva intención, una nueva lucha o un motivo que tiene que empezar por uno mismo para poder sacar lo mejor hacia los demás. Encontrar algún porqué en la pausa puede ser motor para arriesgarse, sentir vértigo y avanzar.

” Aquel que tiene un porqué para vivir puede soportar casi cualquier como” F. NIETZSCHE


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s